Organización política de la Civilización China

Períodos Dinásticos: (desde la Shang hasta el 1911)

Desde la dinastía Shang (fechas inexactas) hasta el período de los Reinos Combatientes (finaliza en el 221 a. C)

Se dice que todo el período dinástico (empiece por la dinastía Xia o Shang) hasta la dinastía Quin, fue un período esclavista. Con ello se refiere a emperadores y gobernadores tiránicos, que sólo buscaban su beneficio. Ello se puede observar claramente en que la mayoría de éstos períodos se caracterizaron por “cambios de mando” en el que un líder mesiánico derrocaba al tirano e instauraba su nuevo mandato, por lo general, prácticamente igual al anterior. China se dividió en diversas zonas conformadas por una ciudad o palacio relevante, y una gran extensión agrícola, que se peleaban entre sí.

La organización política era exactamente la misma que la dinastía Shang, fuera ya en el territorio completo o en los distintos reinos en los que se dividió durante el período Zhou. Un Gobernante o Rey Absoluto, una serie de gobernadores distribuidos en provincias.

Dinastía Qin
El rey de los Qin funda una nueva dinastía. Es la primera dinastía de una China reunificada y mucho más grande que la gobernada por los Zhou. Hoy en día los chinos lo llaman más frecuentemente Qin Shi Huang ("Primer Emperador Qin"). Con él surge, por primera vez en la historia, un estado chino fuerte, centralizado y unificado. Construyó enormes palacios en Xianyang para convertir a sus antiguos enemigos en cortesanos, unificó los fragmentos de muralla construidos durante los siglos anteriores en la Gran Muralla.

Dinastía Han
Liu Bang estableció una nueva dinastía, la dinastía Han. China prosperó con rapidez, la agricultura, la industria y el comercio florecieron.
La dinastía Han se divide en dos periodos: Han Occidentales, que tuvieron su capital en Chang'an, y los Han Orientales, que mantuvieron un control menos efectivo sobre el territorio, y tuvieron que desplazar la corte al este, cerca de la actual Luoyang.
Entre ambos periodos, la dinastía Han se vio interrumpida brevemente por el "usurpador" por excelencia de la historia china, Wang Mang, que instauró su propia dinastía Xin e intentó organizar un estado basado en el pensamiento confuciano.

Dinastía Jin
La reunificación de China se produjo bajo la dinastía Jin, que puede dividirse en dos etapas: los Jin Occidentales (265 - 316), que consiguieron unificar China, y los Jin Orientales (317 - 420), que continuaron gobernando el sur de China.
Esta unificación no duraría mucho tiempo. La corte Jin en Luoyang se veía amenazada por los pueblos nómadas del norte que habían formado varios estados y gozaban de una larga tradicición militar. Estos estados del norte acabarían conquistando las capitales; Luoyang en el año 311, y Chang'an en 316. Así, el estado Jin desapareció del norte de China, que pasó a estar dividido en dieciséis reinos.

Dinastía Qing
En el año 1644, la dinastía Qing, procedente de Manchuria, conquista Pekín.
En China, la dinastía Qing ha sido considerada una dinastía opresora. Los manchúes impusieron su estilo de peinado y su forma de vestir a la población china, y la lengua manchú se utilizaba para los asuntos más importantes en la corte, dominada por la clase dirigente de origen manchú.
La derrota frente a Japón hizo crecer el desprestigio de la dinastía Qing. El descontento con el gobierno imperial manchú se manifestó en la aparición de numerosos movimientos revolucionarios que pedían la formación de una república.

La evolución histórica vio surgir otras dinastías: Han, Wei, Jin, las del Sur y Norte, Sui, Tang, las Cinco Dinastías, Song, Yuan, Ming y Qing. China estuvo sumida en la sociedad feudal hasta la Guerra del Opio en 1840.